Balance 2018 y propósitos 2019

Balance 2018 y propósitos 2019

Balance del 2018

A poco más de un día para terminar el año hago balance de lo vivido en los últimos 364 días. Ha habido momentos para todo, pero sin duda, la mayoría me traen una sonrisa a los labios y un suspiro por esos ratitos tan fantásticos que parecen demasiado lejanos.

Si me fijo en lo material, mi primera novela ha sido el gran momento del 2018 porque con ella han venido ferias del libro en diferentes ciudades; conocer a personas maravillosas; entablar relación con otras muchas a las que admiro y que comparten mi mismo sueño; estar nominada y ser una de las finalistas de los Premios Círculo Rojo en la categoría de novela romántica; ser administradora de un blog literario; participar en varios libros colectivos de relatos, microrrelatos y poesía y ser una de las escritoras almerienses que participan en una iniciativa preciosa a favor de la mujer. Mujer tendrías que ser se titula el libro de relatos que la Editorial Guante blanco ha editado en beneficio de AIMUR, una Asociación de Almería que lucha por la igualdad y la defensa de los derechos de las mujeres más vulnerables. Ha sido todo un honor que pensaran en mí para ser una de las escritoras participantes y todo un orgullo colaborar en este proyecto tan bonito.

Si me centro en lo demás y, para mí, más importante, recuerdo horas sentada en el coche mientras viajaba acompañada de mi familia; conversaciones con gente que me importa y que por alguna extraña razón se han quedado grabadas en mi memoria; desayunos, comidas, cenas plagadas de risas; un viaje con amigos a otro continente; recuerdo también algunas de las canciones que han marcado este año y que de alguna manera ahora están representadas en mi próxima novela, que no sé cuándo terminaré, pero sé que lo haré. Me acuerdo de momentos en alguno de los diferentes trabajos en los que he estado y de las pocas personas que me llevo para siempre en el corazón.

Propósitos para el 2019

Echar la vista atrás a todo un año es bastante difícil, y seguramente me esté olvidando de cosas que han sido importantes pero hacerlo te reafirma lo que has hecho bien y lo que puedes mejorar para el siguiente. Por eso, a 2019 le pido las mismas sonrisas que me han acompañado en 2018; salud para todos los míos; mas viajes con amigos (aunque sea al pueblo de al lado) porque te curan el alma y te dan el chute de energía que todos necesitamos alguna vez; mas conversaciones con amigos, familia y personas que no conocemos de nada cuando vamos en el transporte público o estamos en la cola del supermercado, más charlas y menos pantallas, por favor; los mismos proyectos literarios (como mínimo); un poquito de suerte para encontrar la casa de nuestros sueños; que sigamos siendo la misma gente y hayamos crecido en el camino; quererme aún más si cabe; seguir riéndome hasta de mi sombra; quererte y decírtelo todos los días; viajar más y soñar más; seguir ampliando mi biblioteca aunque no tenga espacio físico; que mi hermano tenga más suerte en el mundo laboral; que mi padre siga así, valiente, fuerte y cocinero a tope; que mi madre se recupere del todo y pueda saltar y no solo de alegría; que todos los que conozco sigan regalándome su compañía, y a ti, que has llegado al final, te deseo lo mejor para este inicio de año que seguro nos regalará momentos increíbles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *